lunes, 9 de mayo de 2011

II Jornadas Técnicas Seguridad contra incendios y emergencias en túneles (1 al 3 de Junio de 2011).





En Diciembre de 2009 Fundación Fuego organizó su primera jornada técnica sobre la seguridad contra incendios en túneles en Madrid. La jornada fue todo un éxito, contando con una asistencia superior a 160 profesionales. En aquel encuentro, quedó patente la necesidad de conocer la evolución y tendencias de la seguridad contra incendios en túneles y de abordar otros aspectos como la gestión de los mismos, la formación y la intervención del personal del túnel y de los servicios de emergencia, que en aquella ocasión no se expusieron.

Para el próximo mes de Junio, Fundación Fuego convoca las II Jornadas Técnicas de Seguridad Contra Incendios y Emergencias en Túneles con un alcance más ambicioso que la anterior, abordando no sólo las novedades en las instalaciones de seguridad contra incendios en túneles sino también la gestión e intervención en los mismos.

Las jornadas se desarrollarán en uno de los mejores enclaves para este tipo de actividad como son las instalaciones de TST que se encuentran en San Pedro de Anes. Por ello, las sesiones de tarde tendrán lugar en el túnel experimental de TST donde se ejecutarán diversas prácticas y talleres para todos los asistentes que permitirán acercar a los mismos las dificultades, problemática y soluciones de la seguridad contra incendios y emergencias en túneles.

Además, se contará con profesionales de otros países que trasladarán prácticas y conocimientos de otros lugares.

Más información e inscrpciones en:


6,3 millones de € para poner al día los túneles de Malmasín (Bizkaia).



Noticia extraída de: http://www.elcorreo.com/ (Eva Molano).

Las obras durarán 15 meses y su objetivo es modernizar los sistemas de detección de incendios de las galerías y la iluminación


LAS CLAVES


- Los túneles tienen una longitud de 1.340 metros y soportan a diario el paso de más de 71.000 vehículos.


- El tajo licitado ahora se ejecutará cuatro años después de finalizar su primera reforma, que costó otros 9,7 millones.


Los túneles de Malmasin, el principal acceso a la capital vizcaína desde Guipúzcoa y el interior de la provincia, se someterán a una reforma integral que se prolongará durante 15 meses por la dificultad que entraña la no interrupción del intenso tráfico que soportan durante el día. La Diputación se embarca así en un costoso proceso de mejora de la seguridad de las galerías de Vizcaya, tras anunciar el mes pasado la necesidad de eliminar las anomalías técnicas detectadas en los túneles de Artxanda, valoradas en otros 4,3 millones.


La reparación de los galerías de Malmasin costará 2 millones más, pero el argumento foral para abordar la mejora de ambas infraestructuras es similar: adaptarlas a la exigente normativa foral aprobada en 2008, que regula las condiciones técnicas que deben cumplir este tipo de instalaciones. Según explicó el diputado de Acción Social y portavoz de la administración foral Juan María Aburto, las deficiencias en Malmasín también fueron desveladas en el análisis recientemente por el Organismo de Inspección de Túneles de Bizkaia (OITB), que desde hace tres años supervisa la seguridad de las carreteras que discurren bajo tierra.


Los parches, una constante:


La diferencia radica en que mientras las galerías de Artxanda apenas tienen 10 años de vida, las de Malmasin se inauguraron en 1975. Entonces, las obras costaron 2.400 millones de pesetas, pero, con el paso del tiempo, la compleja obra de ingeniería empezó a mostrar sus carencias. Los túneles siempre fueron un punto sensible de la red viaria, ya que sus 1.340 metros soportan a diario un tráfico superior a los 71.000 vehículos, de los que una buena parte son transporte pesado, lo que contribuyó al envejecimiento del hormigón original que revestía las galerías.


Los parches han sido una constante durante su historia. De hecho, el tajo licitado ahora por un máximo de 6,3 millones se ejecutará cuatro años y medio después de que finalizase su primera reforma integral, que costó 9,7 millones a las arcas forales y requirió otros 2 años y 3 meses de trabajos nocturnos, si bien cien días se perdieron por labores de mantenimiento y operaciones especiales de tráfico y eventos deportivos.


La modernización comenzó en 2004, y de forma paralela, la Diputación aprovechó para aumentar la capacidad del enlace de Basauri en un punto donde a menudo se producían retenciones. Entre otros trabajos, se mejoró el firme y se revistió las paredes con placas de acero para lograr una mayor visibilidad. Además, se colocaron puertas de acceso entre ambos túneles, controles de velocidad de entrada y 384 balizas para la señalización de distancias de seguridad.


Las labores que se iniciarán este año, en cambio, pretenden modernizar los servicios ya existentes con los que cuentan las galerías y completar las mejoras realizadas con anterioridad. Por ejemplo, se modificará el sistema de iluminación y se instalará un nuevo alumbrado de emergencia. También se sustituirá el cableado de seguridad y se mejorará el sistema de detección de incendios, aumentando la capacidad de las tuberías de extinción y adaptando los sistemas de vigilancia y control de los túneles, de señalización y de megafonía. Por último, se instalarán nuevos sistemas de presurización, una línea de cableado resistente al fuego y un nuevo sistema de ventilación que sustituya al actual, que alcanza las 30 unidades.