viernes, 28 de agosto de 2009

Sitio Web sobre ventilación en túneles.


www.ventilacion-tuneles.es

Web sobre seguridad en los túneles a través de ventilación y extracción de humos publicada por Hinrich Rottmann, Frankfurt am Main, experto en seguridad y ventilación de túneles, extracción de humos y ventiladores de propulsión, así como análisis de riesgos, conceptos de seguridad y certificaciones en: cavernas y túneles de carreteras y rieles en zonas alpinas, subacuáticas, rurales y metropolitanas, túneles de autopistas y ferrocarriles, metros, túneles de cercanías y de alta velocidad.

Los túneles de la Variante Sur Metropolitana se blindarán contra las emergencias (Bizkaia).


Noticia extraída de: www.elcorreodigital.com (Estíbaliz Santamaría).

El desafío técnico que planteó en su momento el complejo trazado de viaductos y túneles de la 'Supersur' acarrea otro reto: garantizar la seguridad de los tramos de galería. Una cuestión clave teniendo en cuenta que el 70% de la Variante Sur Metropolitana discurre soterrada. Su diseño incluye 14 túneles, que suman 22 kilómetros de los 36 que recorrerá esta infraestructura entre Muskiz y Kortederra. Además, algunos de ellos requieren atención máxima ya que se convertirán en los más largos de la red viaria vasca. Sobre todo el de Gallarta, con más de 4 kilómetros de longitud. Ayer, el diputado de Obras Públicas, Iñaki Hidalgo, desgranó cómo se equiparán las galerías para detectar y actuar ante posibles emergencias.

Los esfuerzos que la Administración foral ha hecho en materia tecnológica van encaminados «a detectar de inmediato cualquier contingencia para reaccionar cuanto antes», sintetizó Hidalgo. El pilar fundamental será la recepción de información en tiempo real y mediante distintas fuentes en los centros de control. Existirá uno en El Peñascal y otro de respaldo en Iurreta. Pero las medidas de seguridad comenzarán en el exterior.
Todo el trazado de la 'Supersur' estará controlado por un circuito cerrado de televisión y detectores de tráfico. De este modo, el centro de control podrá prevenir la llegada masiva de vehículos o cualquier contingencia originada fuera de la galería. Este trabajo de anticipación también se realizará a la inversa. Ante incidentes en un túnel, como un atasco, paneles digitales de mensaje variable informarán a los conductores en los puntos de decisión de la red de influencia de la infraestructura. Para gestionar el acceso a las galerías en casos críticos habrá barreras, semáforos y señales aspa-flecha en las entradas, que impidan una congestión circulatoria en el interior. ¿Y si el percance se desencadena dentro del túnel? El área de control contará con un sistema de detección redundante; es decir, sustentado en varias fuentes capaces de descubrir la misma incidencia. Esto asegura además la eliminación de falsas alarmas.

Fuego, el mayor enemigo:

El plan de seguridad manejará tres fuentes. La primera será el circuito cerrado de televisión, que estará controlado por un operario del centro coordinador. La segunda son los lazos de inducción instalados en la calzada, cuya función habitual es contabilizar el paso de vehículos. «En este caso, también nos servirá para localizar incidencias. Hay un lazo cada 80 o 100 metros, de modo que si uno detecta gran número de coches y el siguiente no detecta ninguno, significará que algo ha ocurrido en ese punto del trazado», explicó el director foral de Carreteras, Carlos Estefanía. La tercera fuente de información es la más sofisticada. Nació en el campo de los misiles y ahora la aprovecha la ingeniería civil. «Se trata de un detector automático basado en una imagen fija, con una matriz de píxeles que representa la carretera», describió Estefanía. Los objetos que pasan por el túnel se convierten en puntos en movimiento en esa imagen. Si un píxel permanece quieto durante segundos, se activa la alarma. Significa que un vehículo se ha detenido, que han caído objetos sobre la calzada o que hay algún peatón dentro de la galería. Gracias a estos tres sistemas, interconectados mediante un solo equipo informático, la Diputación se asegura de que detectará cualquier incidencia en el trazado soterrado en un intervalo de 10 a 30 segundos.

Quizá las emergencias más peligrosas dentro de un túnel sean los incendios. Por ello, los métodos de detección y reacción ante el fuego han sido los más meditados. En primer lugar, todos los equipos se han diseñado para el escenario más desfavorable: un incendio de 100 megawatios. Esto permitirá que los sistemas sigan funcionando pese a las llamas el tiempo necesario para asegurar la evacuación. ¿Cómo se detectará el fuego? Mediante un cable sensor continuo en todos los tubos de las galerías, detectores de humo, así como sensores de control de visibilidad y de niveles de óxido de carbono y de nitrógeno. Si el incendio se desencadena, los túneles dispondrán de extintores y una red de hidrantes que garantizará un caudal de 120 metros cúbicos por hora, cada 250 metros. La Diputación ha decidido instalar rociadores de agua únicamente en los falsos túneles, no en los excavados en los montes. Según Estefanía, «la prioridad máxima en caso de incendio es evacuar su interior y el mayor peligro a la hora de conseguirlo es el humo».

Se calcula que sacar a los ocupantes de 300 coches puede llevar 20 minutos y, durante ese tiempo, los sistemas de ventilación mantienen estratificado el humo en el techo. «Si pones en marcha rociadores, el aire se enfría y la visibilidad se enturbia», detalló Estefanía. Por tanto, queda descartado activar ese tipo de sistemas mientras haya gente en la galería. Sólo los instalarán en los falsos túneles «para activarlos tras la evacuación, con el fin de extinguir más rápidamente el fuego. En esos casos tiene sentido porque sobre el túnel habrá espacios públicos, pero en las galerías sustentadas por roca no hay ningún peligro porque el proceso de extinción sea más largo».

sábado, 22 de agosto de 2009

El túnel más seguro de España: Túnel de la Loma de Bas en la AP-7.

Noticia extraída de: www.aucosta.es



El túnel de Loma de Bas, en Murcia, de la Autopista de Peaje AP-7, Cartagena – Vera, promovida por el Ministerio de Fomento y cuya concesión ostenta la Sociedad Concesionaria Autopista de la Costa Cálida, C.E.A., S.A. (AUCOSTA) ha sido calificado por el Eurotap, dentro de su 10º Programa Europeo de Evaluación de Túneles, como el mejor de España y uno de los mejores de Europa.

Construido para AUCOSTA por las empresas PLODER Y FCC y puesto en servicio en marzo del año 2007, no ha registrado ninguna avería ni accidente hasta la fecha. Dispone de dos tubos independientes de 1.820 metros de longitud cada uno de ellos, con tráfico unidireccional, conexiones transversales como vías de escape adaptadas para el paso de vehículos de emergencia y rescate cada 360 metros, vigilancia total por circuito de TV las 24 horas del día, teléfonos de emergencia, extintores cada 125 metros, iluminación de evacuación en sus rutas de salida, comunicación por radio para los equipos de salvamento a lo largo del túnel…

Así mismo está dotado de Sistema Automático de Incidencias, que activa la ventilación de manera automática en caso de incendio, disponiendo de un plan de respuesta de emergencia actualizado y completo.

Es uno de los primeros túneles que se ha construido y puesto en servicio en España con firme de hormigón, atendiendo al Real Decreto 635/2006, de 26 de mayo, sobre requisitos mínimos de seguridad en los túneles de carreteras del Estado.

El túnel de Loma de Bas se encuentra ubicado en la Autopista de Peaje AP-7, Cartagena – Vera, infraestructura ejecutada por PLODER y FCC, cuya construcción, conservación y explotación ostenta Autopista de la Costa Cálida, C.E.A., S.A. (AUCOSTA) por sistema concesional. La ejecución y puesta en servicio de la Autopista ha supuesto para la Sociedad Concesionaria llevar a cabo una inversión de 727 millones de euros.

lunes, 3 de agosto de 2009

Seguridad en el Túnel de la Cumbre (Isla de La Palma).


El túnel de la Cumbre registra más de 400 incidencias al año, pero no accidentes. Se ha estimado que unas 150 podrían considerarse como situaciones que han generado un riesgo medio para los usuarios del conducto viario, especialmente en los casos de vehículos circulando en sentido contrario o por la presencia de animales en el interior de la instalación. Pero sólo ha habido un accidente en seis años.

El Cabildo ha hecho públicos por primera vez los datos anuales de incidencias ocurridas en el interior del túnel de la Cumbre, obtenidas por la empresa pública Gesplan, que se encarga de la gestión del servicio de control y seguridad del conducto viario más largo de Canarias (2.660 metros). Según el último registro estadístico elaborado en 2008 se computaron un total de 428 incidentes, de menor a mayor gravedad, pese a lo cual el túnel abierto en 2003 se mantiene como uno de los cuatro más seguros de toda Europa.

De las incidencias ocurridas, se ha estimado que unas 150 podrían considerarse como situaciones que han generado un riesgo medio o moderado para los usuarios del conducto viario, especialmente en los casos de circulación en sentido contrario al de los dos carriles unidireccionales del túnel o en la detección de la presencia de animales en el interior de la instalación, lo que ha generado el cierre de la misma al tráfico hasta que se solventaron los incidentes.

Nunca se ha detectado un problema de seguridad considerado grave, en cuanto a la protección de los usuarios, pese a que por este conducto viario pasa cada día una media de 4.000 coches. En los cuatro años en los que el Cabildo ha gestionado, mediante concesión, la seguridad del túnel tan sólo se ha producido un accidente sin consecuencias para los conductores que lo protagonizaron.

En sentido contrario:
Así, en la relación de sucesos de mayor riesgo se contabilizan un total de seis tránsitos en sentido contrario en el último año. Muchos de estos vehículos entran por la boca opuesta del túnel, la de Breña Alta, y circulan en dirección a Los Llanos de Aridane. También están los que ya dentro del conducto dan la vuelta en uno de los anchurones existentes para volver por donde venían. En este caso se suman también los que dan media vuelta en la boca de entrada, por equivocación.

En estas circunstancias, según informan los técnicos operarios de la instalación, lo primero que se hace es cerrar el túnel al tráfico y llamar a la Guardia Civil para que actúe en consecuencia, reteniendo el vehículo hasta que lleguen las fuerzas de seguridad.

Perros, vacas y caballos.- En cuanto a la presencia de animales, en 2008 se contabilizaron hasta 20 intervenciones por la aparición, especialmente, de perros abandonados o de caza extraviados. También se detectaron en varias ocasiones vacas (se registró un incidente por un rebaño de 12 ejemplares) y caballos que paseaban por el interior o la boca de entrada a la instalación.

Al tratarse de una situación de riesgo, también se procede cerrando el túnel hasta conseguir que el animal salga del mismo. En menor medida, la presencia de personas en tránsito a pie y de ciclistas, que también tienen prohibida la entrada, provoca una rápida intervención de los vigilantes, con el correspondiente corte de uno de los carriles de acceso.

Averías y alta velocidad.- Los incidentes que más se contabilizan son las paradas de vehículos en la calzada por averías o por acción voluntaria. En total se registraron 87 acciones de este tipo. A estas se unen las que se corresponden con el lanzamiento de objetos o la presencia de basura en la carretera, poniendo en riesgo la circulación, llegando a sumar 79 incidencias. El resto de acciones irregulares o causas de cierre se refieren a problemas meteorológicos, que han provocado 150 intervenciones, y a trabajos de mantenimiento y señalización (41).

Aunque se pudiera percibir lo contrario, la velocidad de los coches dentro del túnel no se registra como infracción. Se suelen detectar, en la mayoría de los casos, velocidades desproporcionadas, por encima de los 90 kilómetros por hora permitidos. Estas acciones están grabadas por las cámaras y localizadas por el DAI (Detector Automático de Incidencias), pero el sistema de vigilancia no actúa como unidad sancionadora, sino que interviene la Guardia Civil.

Una seguridad ejemplar:

El sistema de control del túnel de la Cumbre cuesta unos 700.000 euros anuales. En el mismo trabajan 10 operarios, 24 horas al día. La joya de la corona es el Detector Automático de Incidentes, con sistema de alerta por voz, un sistema francés que comunica al operador cualquier mínimo problema localizado en el conducto. A estos se une un moderno circuito cerrado de televisión con 24 cámaras fijas en su interior y dos móviles en el exterior, un vídeo grabador y 17 nichos dentro del túnel con sistema de aviso para conectarse con el exterior.
Más información en: www.lapalmaseguridadvial.es
(Portal de información y seguridad vial del Cabildo de La Palma).